Conozca la función de las vacunas

Rate this post

vacunaUna vacuna es  un virus que se prepara de una manera especial preparado de cierta forma, se administra  a una persona para protegerlo frente a una enfermedad determinada. ES decir que contiene típicamente un agente que se asemeja a un microorganismo causante de enfermedad, el que estimula el sistema inmunológico del cuerpo para reconocer el agente de la vacuna como extraño, destruirlo, y “recordar”, de modo que el sistema inmune puede reconocer más fácilmente y destruir cualquiera de estos microorganismos que se encuentren en el futuro.

Cómo protegen a los niños
Durante la primera etapa la vida, especialmente en los primeros meses los niños son sometidos a vacunas para evitar ser infectados de sarampión, meningitis, paperas o poliomelitis, entre otras infecciones comunes.

Es decir que las vacunas dan al sistema inmune del bebé la oportunidad de practicar y elaborar anticuerpos protectores antes de que los gérmenes de verdad lo invadan. En el caso de no contar con esta protección, con la primera exposición del bebé a una enfermedad puede presentarse un microbio extremadamente potente, haciendo que sea imposible para el sistema del niño combatirla. Es por ello que cuando no había vacunas muchos de ellos morían de tos convulsa, sarampión y otras enfermedades que hoy son comunes y no representan un gran riesgo.
También cuando un adulto viaja a lugares donde existe el riesgo de contraer enfermedades, ser infectado o contagiado por insectos, es preciso que se aplique una vacuna contra las afecciones.

Es preciso mencionar que el sistema inmunológico no es perfecto, por lo que no puede todavía ser capaz de vencer la infección inmediatamente. En este caso, la infección será menos severa y curará más rápido.

Las vacunas tampoco pueden garantizar una protección completa de una enfermedad, pues muchas veces el sistema inmunológico de la persona no responde adecuadamente al componente.

Vacunas que se recomiendan para los adultos

Es bastante alejado de la realidad decir que las vacunas no son algo que se debe dejar exclusivamente para los niños. Los adultos también deben realizarlo, puesto que se refuerzan los sistemas de defensas ante diferentes virus y enfermedades, volviéndose indispensables para mantener una buena salud.

Esto es un tema preocupante para las autoridades en todo el mundo, motivando campañas de vacunación masiva ante enfermedades estacionarias como la influenza, que en situaciones de gravedad puede causar severos daños, sobre todo en personas de la tercera edad.

Otro vacuna fundamental es contra el sarampión, paperas y rubéola, por lo que estarías corriendo un gran riesgo si nunca fuiste inyectado con las dosis para combatir estos males. Mientras que instrumentos contra el tétanos y difteria, tosferina y culebrilla, más contra la enfermedad neumocócica, hepatitis A y B, siempre serán recomendadas para todas las personas.