Aprenda a reconocer las crisis epilépticas

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso causada por la anormalidad de la actividad eléctrica en la corteza cerebral. Esta anormalidad provoca convulsiones violentas y la pérdida del conocimiento atreves de ataques repentinos.

Esta enfermedad es confusa en su tratamiento, puesto que en cada persona se presenta de manera personal y distinta. En niños se trata inicialmente con fármacos para reducir y prevenir las convulsiones, es un tratamiento largo, puesto que los niños tienen que asimilar progresivamente estos fármacos en sus organismos. De no hacer efecto los medicamentos, se prueba con Terapias dietéticas o cirugías cerebrales.
La hormonas femeninas hacen que las mujeres se encuentren más propensas a sufrir crisis epilépticas, por lo que además del tratamiento normal, tienen que regularizar los niveles de estrógeno en su organismo. Los medicamentos antiepilépticos no tienen riegos de malformación en los bebés en gestación, es así que los neurólogos no acostumbran cambiar el tratamiento en el embarazo de las mujeres epilépticas.

La epilepsia es una alteración temporal y reversible de la función cerebral, que no ha sido causada por la fiebre o trastornos metabólicos, y se expresa por convulsiones repetidas.

http://scontent.cdninstagram.com/t51.2885-15/e35/13774809_602451566596381_653682467_n.jpg?ig_cache_key=MTMwMjIwMzk0ODE0OTMzNTU0MA%3D%3D.2

Las causas que llevan a la epilepsia pueden ser lesiones al cerebro provocadas por un fuerte golpe en la cabeza, una infección (meningitis, por ejemplo), el abuso de alcohol, drogas, etc. También existen casos de pacientes que manifiestan una crisis antes o durante el parto,  pero menudo no es posible determinar con certeza el origen de una epilepsia.

Los síntomas de la epilepsia pueden ser distintos y cambian de caso para caso, sin embargo estas crisis pueden manifestarse de diferentes maneras:

Convulsión

La forma más popular para las personas es la “convulsión”. En este tipo de crisis se puede caer al suelo, con contracciones musculares en todo el cuerpo, mordedura de la lengua, salivación, y en ocasiones puede ser que el afectado pierda el control de sus necesidades fisiológicas.

Crisis de ausencia

Conocida como “paradas”, ese tipo de crisis es difícil de ser percibida por los demás y hasta mismo para el enfermo.  La persona, por ejemplo, puede estar en una conversación y pierde el  contacto con el medio durante unos segundos. La duración es corta, pero puede impactar mucho la vida de aquel que presenta el síntoma.

Alerta

Hay un tipo de crisis que se manifiesta como un estímulo de “alerta”, pero la persona no tiene el control de sus acciones y se mueve de forma automática. Durante estos movimientos automáticos involuntarios, la persona puede hablar de una manera incomprensible o caminar sin dirección definida. En general, la persona no recuerda lo que ocurrió cuando la crisis termina. Esta es una llamada de convulsiones parciales complejas.

Además de esas, existen otros tipos de crisis que pueden causar caídas al suelo sin ningún movimiento o contracciones, también como percepciones visuales o auditivas extrañas o incluso cambios de memoria transitorios.

Para diagnosticar o saber cómo tratar y saber el tipo de epilepsia que presentas, no tarde en buscar un centro clínico especializado.

Soplo cardíaco: Conozca sus síntomas y tratamiento

soplo_cardiacoEsta condición consiste en un ruido silbante que se escucha durante un latido cardíaco. Se puede notar por un flujo sanguíneo turbulento cerca del corazón o a través de las válvulas cardíacas.

Este problema puede ocurrir:  debido a que una de sus válvulas no se cierra bien, haciendo que la sangre se devuelva; o bien cuando la sangre fluye por una válvula estrecha o que esté rígida.

Y si bien muchos soplos son inofensivos, porque no causan ningún problema ni requieren de tratamiento; hay otros que pueden indicar una anomalía en el corazón porque son causados por:

-Regurgitación pulmonar, la que ocurre porque la válvula pulmonar no puede cerrarse completamente causando reflujo de sangre hacia el ventrículo derecho.

-Problemas con la válvula aórtica o mitral

-Estenosis de la válvula pulmonar

En el caso de los niños, los soplos pueden deberse a un conducto arterial persistente, por coartación aórtica, o por una formación anómala de las venas pulmonares.

Síntomas más comunes

Algunas maneras de detectar este mal son:

1 -Dolor evidente en el pecho

2- Hinchazón o retención de líquidos

3- Cansancio excesivo

4- Sentir palpitaciones irregulares o muy rápidos

5- Tener las venas del cuello distendidas

6- Color azulado en la piel en las áreas de las yemas de los dedos o en los labios

7- Que se acelere la respiración

8- Problemas para respirar

9- Que se haga imposible realizar ejercicio físico

10- Y en el caso de los niños, que se vea un retraso en el crecimiento

11- Falta de apetito

12- Mareos y desmayos

13- Hinchazones

14- Sudoraciones repentinas sin haber realizado esfuerzo físico.

Su tratamiento

La forma de solucionar este problema es con medicamentos o bien es posible que la persona requiera de una cirugía para recuperarse o un cateterismo cardíaco.

Una intervención quirúrgica sirve para reemplazar o reparar una válvula defectuosa, reconstruir un vaso sanguíneo o un agujero en el corazón.

Cabe destacar que algunas personas tendrán que someterse a tomar antibióticos antes de la cirugía para impedir infecciones o complicaciones.