Vive lo mejor del embarazo en todas sus etapas

Las etapas del embarazo son muy importantes para el desarrollo del bebé y es por eso que cada una de ellas debe ser tratada con atención especial de la mujer, especialmente cuando el asunto es alimentación.

http://directoriodesalud.net/wp-content/uploads/2015/03/embarazada-2.jpg

Primer trimestre: invertir en hierro y ácido fólico

Durante este período, los cambios en el cuerpo de la mujer embarazada no son muy notables, pero muchos cambios internos están sucediendo y es importante prepararse para todos ellos. Después de la décima segunda semana, la frecuencia cardíaca y el volumen sanguíneo son entre 10 y 15% más alto. La expansión de la sangre requiere una dieta líquida además de hierro y ácido fólico. Debido al crecimiento de las mamas y el útero, la necesidad de proteínas también aumenta.

El ácido fólico es una vitamina presente en las verduras de hoja verde oscuro (espinaca, escarola, col rizada, brócoli), en legumbres, frutos secos y en los frutos cítricos. Evite la cocción en microondas que puede destruir el ácido fólico, el cual también es eliminado cuando la comida se cocina a altas temperaturas o con grandes cantidades de agua. Prefiere el preparo al vapor.

Segundo trimestre

En esta etapa del embarazo, es recomendable cerca de 300 a 500 calorías más por día y la necesidad de hierro y calcio también aumenta. Prefiera opciones ricas en fibra, como cereales, panes y frutas, y un poco de proteína, tales como leche, queso, yogur y huevos.

El plátano, fuente de vitamina B6 y potasio, es una opción nutritiva y fácil de ser inserida en las refecciones o mesclada con otras frutas. Otro factor importante en esa etapa es mantener el foco en la hidratación. Además esencial para la salud del bebé, el agua también ayuda a prevenir y tratar los mareos.

Tercer trimestre: nutrientes que garantizan una entrega suave

El tercer trimestre es una de las etapas del embarazo en el cual algunas de las molestias pueden tomar el centro de atención. El calcio y el hierro merecen una atención especial, por lo tanto, combinar los alimentos ricos en hierro – presentes en las carnes rojas, aves y peces – con bebidas que contengan vitamina C, como jugo de naranja,  ayuda a maximizar la absorción del mineral.

Sigue estos consejos y vive la maternidad de forma responsable, tranquila y el más importante: saludable.

¿Qué debo comer después del parto?

Los embarazos son todos distintos, distintos antojos, distintos metabolismos; pero lo que no cambia es que luego de dar a luz tendrás un par de kilos de más.
La vida de las mujeres es ultra activa y sin descanso, primero hay que lidiar con la dieta y los antojos, después parir y luego recuperar nuestro peso tras el parto. Pero créeme, mirar los hijitos de tu bebé vale la pena y el esfuerzo.
Según nutricionistas, hay un plazo que va de los 6 meses al año para volver a nuestro peso normal y sano. Si tomamos en cuenta que la alimentación sana es fundamental para tu hija o hijo recién nacido, la dieta postparto mata dos pájaros de un tiro.
La clave, además de no saltarse las comidas, es comer mucho pescado, carnes rojas y huevos de 2 a 3 veces por semana, frutas y verduras. Nunca olvidar el agua y las legumbres de tu dieta para así estar siempre llena de energía.