Enfermedad de Parkinson y las distintas formas de tratamiento

El mal de Parkinson describe el fenómeno que ocurre en el cerebro cuando se provoca la muerte de ciertas células responsables del control voluntario de los movimientos del cuerpo y su coordinación. De allí se generan sus síntomas más reconocibles: agitaciones, temblores y dificultad para caminar y desplazarse.

16Actualmente los especialistas no han encontrado una cura para esta enfermedad, aunque sí existen tratamientos que pueden controlarla eficazmente. El principal de ellos se encuentra en la farmacología, a partir de la cual se crean tratamientos destinados a mejorar los problemas motores basados en el déficit dopaminérgico, lo que además se acompaña con otros medicamentos destinados a aliviar efectos secundarios como los estados de ánimo, los problemas de pensamiento, el alivio del dolor, los problemas para dormir y de salivación.

Hoy, el conocimiento sobre los procesos degenerativos derivados de la pérdida de neuronas es amplio, sin embargo no ha sido suficiente para desarrollar un fármaco pero que pueda modificar este proceso hasta acabar con él.

Junto con los fármacos, existen otros tratamientos para contrarrestar la enfermedad que son de gran ayuda.

Cirugía
Las operaciones de neurocirugía sólo se encuentran prescritas para casos muy específicos de la enfermedad, los que no llegan a más del 20 por ciento. Existen dos tipos; el primero, irreversible, contempla lesionar quirúrgicamente ciertos núcleos del cerebro para reducir los síntomas excesivos; el segundo tipo, reversible, consiste en estimular sin dañar ciertos núcleos que al estar activos permiten controlar los síntomas del Parkinson.

Terapias no farmacológicas
Uno de los tratamientos paliativos de la enfermedad es el deporte, que ha demostrado ser eficaz para los problemas motores, sobre todo de equilibrio y postura.

Los pacientes también deben mantener un estilo de vida saludable, donde se evite el sobrepeso, el consumo de alcohol, el tabaco y mantener control sobre los factores de riesgo cerebrovasculares.

Nuevos avances en la neurología

La especialidad de la neurología ha experimentado en los últimos años enormes progresos en el diagnóstico y la terapéutica, en áreas como la epilepsia, la enfermedad de Parkinson y la esclerosis múltiple.

La epilepsia conoció avances extraordinarios, no sólo con las nuevas terapias medicamentosas, mucho más eficaces que en que las utilizadas antiguamente, como también emprendió por caminos entonces insospechados, como las terapias quirúrgicas y las estimulaciones eléctricas del cerebro. Esos progresos sólo fueron posibles debido a los avances científicos y tecnológicos en el área de la imagenología, con la tomografía axial computarizada, la resonancia magnética y la tomografía. neu

Parkinson y Alzheimer

En la esclerosis múltiple y en la enfermedad de Parkinson, el desarrollo terapéutico, tanto farmacológico como también quirúrgico, sufrió avances impresionantes. La enfermedad de Parkinson se beneficia actualmente de tratamientos que revolucionan la calidad de vida de sus portadores. Además, en la enfermedad de Alzheimer y en otras demencias, también se han producido progresos notables, con repercusión directa en la calidad de vida, no sólo de sus portadores, como de sus cuidadores y familiares.

Las enfermedades con grados de demencia, entre las que la más común es la esclerosis múltiple, son particularmente importantes para neurología. Eso ocurre porque ese tipo de padecimiento es muy  dramático al alcanzar personas en plena fuerza de vida y tornarlas dependientes.

Sin embargo, con los avances de los últimos años, los pacientes se han beneficiado de un progreso extraordinario, a través de una medicación incomparablemente más eficaz de lo que existía hace algunos años atrás.

Enfermedades asociadas al envejecimiento en el mapa de la neurología

Profesionales y científicos importantes del área, indican que la neurología será una especialidad cada vez más intervencionista.  De esa forma, la neurología pretende ir más allá de hacer diagnósticos precisos, sino que tratar las enfermedades de manera mucho más eficaz.

Con cada vez mayor grado de intervención, la neurología del futuro tendrá como principal desafío responder al creciente peso de las enfermedades asociadas al envejecimiento. Estas patologías, derivadas de un aumento de la esperanza media de vida y de la población de edad avanzada, serán al mismo tiempo un desafío y una oportunidad para los neurólogos.

La importancia de los avances en la neurología

Las personas viven cada vez más años y, como tal, los neurólogos ven cada vez más enfermedades típicas de edades avanzadas como Parkinson, Alzheimer (y otras demencias) y accidentes vasculares cerebrales. Cuanto mayor es la esperanza de vida y cuanto más personas mayores hay, mucho más significante es la necesidad de intervención de la neurología.

El camino de la neurología será, cada vez más, el de mejorar la calidad de vida de las personas y disminuir sus incómodos y limitaciones, con progresos terapéuticos innovadores en sus diversos campos de actuación.

La neurocirugía entrega esperanzas de reducir los síntomas del Parkinson

El Parkinson es una de las principales enfermedades neurológicas que están mermando la calidad de vida de la población adulta, y considerando el creciente envejecimiento en todo el mundo, su tratamiento está tomando cada vez más importancia

56Aunque en la actualidad existen una serie de tratamientos que se han mostrado efectivos para atenuar o eliminar los síntomas que sufren los pacientes con Parkinson, la neurocirugía entrega una solución para aquellas personas que no han logrado resultados favorables con los tratamientos tradicionales. Se trata de la estereotaxia, una técnica no invasiva que permite acabar con los problemas derivados de este síndrome.

Cirugía realizada por primera vez en México
Ejemplo de ello es lo acontecido en México, país donde por estos días se ha anunciado la exitosa ejecución de la primera estereotaxia en ese país en un paciente de cincuenta años y que desde hace cinco ha estado tratándose de Parkinson de la manera tradicional.

Los médicos han informado que la cirugía se llevó a cabo en diciembre del año pasado y que la persona elegida para realizarla se convirtió en el candidato ideal debido a los síntoma que presentaba. Éstos consistían en temblor y un nivel de rigidez que le impedía el valerse por sí mismo.

Otra de las condiciones favorables fue que el paciente no presentaba enfermedades anexas como obesidad, hipertensión o diabetes, cuadros clínicos que hubieran dificultado y elevado el riesgo de la cirugía.

La intervención consistió en que los médicos colocaron el estereotaxia, un instrumento  que permite ubicar las coordenadas específicas, por medio de un estudio de tomografía, para efectuar la lesión cerebral precisa que genere una eliminación de los síntomas de Parkinson.

Por medio de este tipo de neurocirugía se pudieron eliminar los síntomas del síndrome, como los temblores y la rigidez, mejorando la estabilidad postural del lado derecho del paciente.

Conozca las formas de tratar el Parkinson

parkinsonEl Parkinson es una enfermedad que se clasifica como un desorden crónico y degenerativo de una de las partes del cerebro que controla el sistema motor. Su forma de manifestación consiste en la pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los movimientos, ocasionando rigidez muscular, temblor de reposo y lentitud en la iniciación de actividades corporales.

Otros de sus síntomas pueden ser: inestabilidad, depresión, dificultades para masticar y tragar, estreñimiento, problemas urinarios, trastornos del sueño, pérdida de la expresividad, e inclusive aumento o pérdida de peso.

Si bien este problema no tiene cura, existen variados tratamientos que ayudan a controlar la enfermedad y a reducir su progresión.

Tratamiento farmacológico

Consiste en la administración de remedios como la selegilina, anticolinérgicos, amantadina, levodopa, y bromocriptina.

Cirugía

La operación sirve para actuar sobre la parte dañada del cerebro, pero solo está recomendada para quienes tienen una incapacidad funcional muy grave, tienen menos de 70 años y quienes no tengan demencia.

Rehabilitación física

Las personas que padecen Parkinson pueden someterse a un tratamiento de mantención muscular, y de las funciones motoras. Algunos de esos ejercicios para ayudar a mantener la movilidad y fortalecimiento de los músculos pueden ser:

-Para las manos: Pueden moverse las muñecas haciendo un círculo hacia un lado y hacia el otro; o también puede presionar el abdomen con los codos, poniendo la palma de las manos hacia arriba, haciendo el ejercicio de abrir y cerrarlas.

-Para el cuello: Debes sentarte en una silla con la espalda recta, para luego mover la cabeza hacia adelante hasta que toque el pecho, y luego hacia atrás. Además se puede girar la cabeza hacia la izquierda y la derecha.

-Para las piernas. Debes estar sentado, luego levantar una pierna, poner el tobillo sobre la rodilla de la pierna opuesta, y empujar la pierna flexionada hacia abajo. O bien estar sentado elevando y bajando las piernas, haciendo el mismo movimiento que se hace al caminar.