Auto-vigilancia diaria en las mamas

Rate this post

La revisión de dos estudios amplios, patrocinados por la OMS, reveló que desde el punto de vista estadístico, el auto-examen mensual de los senos es menos eficaz que la mamografía minsal (lo que ya se sabía en la práctica) y puede ser sustituido, sin perjuicio, por una auto-vigilancia diaria de los senos, sin el rigor y el paso a paso del auto-examen tradicional.

La pregunta es: ¿cómo ejercer esa auto-vigilancia y observar los síntomas del cáncer de mama? La Sociedad Americana de Cáncer recomienda aprovechar las oportunidades que se tienen de observar, tocar y examinar. Por ejemplo: cuando estamos cambiando de ropa delante del espejo, cuando estamos bañando (la piel jabonosa facilita la inspección de los senos y las axilas) o cuando estamos acostadas.

Si observamos la presencia de cualquier anormalidad en ellos y síntomas del cáncer de mama, debemos consultar a un doctor o ginecólogo sin demora. Después de examinarnos clínicamente, nos prescribirá una mamografía o ecografía, dependiendo de nuestra edad, nuestro caso y nuestro historial clínico, personal y familiar.

Después de hablarnos los síntomas de cáncer de mama que sentimos y realizar los exámenes,  si encuentra necesario, el doctor continuará con las investigaciones hasta que nos pueda dar un diagnóstico seguro.

sintomas de cancer de mama

Conoce los verdaderos síntomas de cáncer de seno:

1. Dolor e irritación

El dolor en los senos es común para la mujer, sin embargo, cuando el dolor viene junto con irritación y piel rojiza es uno de los síntomas de cáncer de mama.

2. Nódulo en el seno

El nódulo puede ser benigno, aún así debe ser observado por un doctor. Los nódulos cancerígenos son duros como una piedra y tienen formas indefinidas.

3. Secreción

Toda y cualquier secreción que sale por el pezón (y no es lactancia) debe ser investigada, especialmente es verde, lechosa, con sangre, amarilla o negra.

4. Ganglios (ganglios linfáticos) hinchados en las axilas

Cuando un ganglio se hincha y duele es señal de que el sistema inmunológico del organismo está aumentando su producción de células de defensa en aquel ganglio como reacción a una infección. Eso ocurre en una gripe o una neumonía, pero también puede uno de los primeros síntomas de cáncer de mama.