Mal de alzheimer: Cómo identificarlo y cuáles son sus síntomas

Rate this post

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mal de alzheimer afecta a más de 30 millones de personas en todo el mundo.

El alzheimer en Chile, por ejemplo, fue la causa de 3.595 muertes en 2013, cerca del 3,6% del total de fallecidos en el país.

El mal de alzheimer se considera precoz cuando se diagnostica antes de los 65 años de edad y en este caso es siempre hereditario.

Sus principales síntomas pueden incluir fallas de la memoria, confusión mental o irritabilidad y agresividad, surgiendo muchas veces alrededor de los 30 años de edad.

El diagnóstico precoz es importante, pues cuando se trata desde temprano, más fácilmente la enfermedad puede ser controlada.

Cuando los primeros síntomas del mal de alzheimer surgen, a menudo se confunden con el estrés y la distracción, por lo que es muy importante estar atento, especialmente cuando hay antecedentes familiares de la enfermedad.

Síntomas de alzheimer precoz:

  • Fallas de la memoria como olvidar dónde están los lentes u olvidarse de lo que fue hacer en el cuarto que se hacen cada vez más comunes;

  • Confusión mental como no saber dónde está o qué fue hacer allí;

  • Cambiar el lugar de las cosas como guardar el teléfono dentro de la nevera, por ejemplo;

  • Irritabilidad y agresividad;

  • Apatía;

  • Angustia y depresión;

  • Pérdida de los movimientos como dificultad para levantarse solo;

  • Pérdida de la cognición como dificultad en realizar cuentas simples como 3 x 4;

  • Insomnio, dificultad para dormir o varios despertares nocturnos.

Mal de alzheimer precoz: cuáles son las probabilidades

Las personas  que tienen familiares cercanos diagnosticados con Alzheimer deben estar atentos a estas señales que pueden comenzar a surgir alrededor de los 30, 35 años de edad.

Hay casos de individuos que comenzaron a presentar los primeros signos del mal de alzheimer a los 30 años pero el diagnóstico de la enfermedad sólo se hizo 10 años después cuando la enfermedad ya estaba más avanzada.

En este caso los síntomas del mal de alzheimer se instalan de forma mucho más rápido que en los ancianos y la incapacidad de cuidar de sí mismo surge más temprano, necesitando la ayuda de cuidadores alrededor de los 60 años.