Cómo el virus zika afecta los testículos y la producción de testosterona

Los efectos del virus zika podrían seguir en nuestro organismo, incluso después de abandonar el torrente sanguíneo, ya que también continúa replicándose en las células de los testículos y afectando otros órganos.

60Este descubrimiento fue anunciado en la revista especializada Science Advance, en cuya última edición se publica una investigación de científicos de la Universidad de Yale, que afirma cómo el virus es capaz de producir inflamación y disminución de los niveles de testosterona.

Los investigadores enfatizan que la presencia del virus zika ha sido capaz de ser detectada en el semen por periodos prolongados después de la infección en el ser humano. De allí se desprendió la hipótesis puede replicarse en los testículos y lo probaron por medio de un modelo en el que se utilizaron ratones

Durante la investigación se utilizó una cepa no mortal del virus, para poder analizar el comportamiento de la enfermedad en el largo plazo. De esta forma, pudieron observar cómo el virus desaparecía de la sangre luego de transcurridos veintiún días de la enfermedad, aunque aún la cepa era visible en los testículos de los animales.

Fisiológicamente, los investigadores también registraron cómo el tamaño de los órganos se había encogido significativamente, lo que es un indicador de que las células habían muerto luego de la infección.

Un virus que ha logrado esparcir el miedo en el mundo
Al igual que otras infecciones como el dengue y el chikunguña, el virus del zika es transmitido por el mosquito aedes aegypti, y tras la picadas la persona suele presentar fiebre leve, sarpullido, conjuntivitis y dolores musculares.

Este virus se hizo mundialmente famoso tras la última epidemia que azotó a Brasil, donde hubo miles de casos de mujeres infectadas durante el embarazo, cuyos bebés sufrieron de hidrocefalia como consecuencia del contagio.

Los datos revelados por el estudio de Yale son de gran importancia, pues presentan evidencia de que el contagio también podría darse por transmisión sexual desde el hombre hacia la mujer.