Conozca las formas de tratar el Parkinson

parkinsonEl Parkinson es una enfermedad que se clasifica como un desorden crónico y degenerativo de una de las partes del cerebro que controla el sistema motor. Su forma de manifestación consiste en la pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los movimientos, ocasionando rigidez muscular, temblor de reposo y lentitud en la iniciación de actividades corporales.

Otros de sus síntomas pueden ser: inestabilidad, depresión, dificultades para masticar y tragar, estreñimiento, problemas urinarios, trastornos del sueño, pérdida de la expresividad, e inclusive aumento o pérdida de peso.

Si bien este problema no tiene cura, existen variados tratamientos que ayudan a controlar la enfermedad y a reducir su progresión.

Tratamiento farmacológico

Consiste en la administración de remedios como la selegilina, anticolinérgicos, amantadina, levodopa, y bromocriptina.

Cirugía

La operación sirve para actuar sobre la parte dañada del cerebro, pero solo está recomendada para quienes tienen una incapacidad funcional muy grave, tienen menos de 70 años y quienes no tengan demencia.

Rehabilitación física

Las personas que padecen Parkinson pueden someterse a un tratamiento de mantención muscular, y de las funciones motoras. Algunos de esos ejercicios para ayudar a mantener la movilidad y fortalecimiento de los músculos pueden ser:

-Para las manos: Pueden moverse las muñecas haciendo un círculo hacia un lado y hacia el otro; o también puede presionar el abdomen con los codos, poniendo la palma de las manos hacia arriba, haciendo el ejercicio de abrir y cerrarlas.

-Para el cuello: Debes sentarte en una silla con la espalda recta, para luego mover la cabeza hacia adelante hasta que toque el pecho, y luego hacia atrás. Además se puede girar la cabeza hacia la izquierda y la derecha.

-Para las piernas. Debes estar sentado, luego levantar una pierna, poner el tobillo sobre la rodilla de la pierna opuesta, y empujar la pierna flexionada hacia abajo. O bien estar sentado elevando y bajando las piernas, haciendo el mismo movimiento que se hace al caminar.

Conozca los síntomas de la miositis

miositisLa miositis es una enfermedad que consiste en la inflamación de los músculos que se usan para mover el cuerpo, las que pueden ser causadas por una lesión, alguna enfermedad autoinmune, o por una infección.

Puede dividirse en dos tipos distintos, las que se pueden clasificar en:

-La dermatomiositis que causa debilidad muscular y sarpullido en la piel.

-La polimiositis también provoca debilidad en los músculos, afectando a los que están próximos al tronco del cuerpo.

Formas de detectarla

Una persona que padece esta enfermedad presentará problemas para respirar (disnea) y tragar (disfagia), mucho cansancio después de estar parado, además de tener caídas, tropiezos, o que sea difícil levantarse de una silla.

La miositis también pueden producir debilidad, que va empeorando a medida que pasan las semanas o meses afectando distintas zonas del cuerpo como el cuello, las caderas, hombros y la espalda.

Además una persona con esta enfermedad puede tener síntomas fatiga, erupciones o engrosamiento de la piel de las manos.

Los pacientes con miositis causada por un virus, tendrá síntomas de una infección viral, como tos, dolor de garganta, secreción nasal, diarrea o náuseas.

Es importante destacar que algunas personas que padecen esta enfermedad, no presentan dolores musculares pues la mayoría del dolor muscular no es causado por la miositis, sino más bien por las lesiones que se provocan por el esfuerzo, o por las enfermedades como el resfrío.

Una persona que presente todos estos síntomas, deberá acudir inmediatamente a un médico reumatólogo para que le indique cuál es el tratamiento más adecuado para su caso particular, y para que pueda recuperarse óptimamente. Recuerde que nunca debe automedicarse, ni tampoco soportar los dolores solo porque le da pereza ir al doctor;  lo mejor siempre es solucionar el problema para que no se transforme en uno mayor, el que eventualmente podría interferir con su calidad de vida.

Conozca los efectos secundarios de la quimioterapia

efectos_quimioterapiaLa quimioterapia es un remedio que fue creado para combatir el cáncer, y se puede utilizar para evitar que se disemine, para disminuirlo, para aliviar sus síntomas, o bien para curarlo.

De acuerdo al tipo de cáncer que padezca el paciente y a la etapa en que se encuentra, los fármacos de quimioterapia deben administrarse de distintas maneras, como por ejemplo con inyecciones subcutáneas, intramusculares, en una vena, arteria, en el líquido que rodea el cerebro, la médula espinal, o en píldoras tomadas por vía oral.

Al igual que la mayoría de los fármacos, la quimioterapia también tiene efectos secundarios, que corresponden a los efectos indeseados que se obtienen como resultado directo del contacto del cuerpo con la sustancia, y a pesar de ser molestos no dañan la salud.

Por lo general la quimioterapia daña las células que se están dividiendo, por lo que es muy probable que se afecte a las partes del cuerpo en que se suelen dividir las células normalmente, como por ejemplo la piel, el pelo, los intestinos, la boca o la médula ósea (un material que está dentro de los huesos y que produce nuevas células sanguíneas) No obstante, estos solo son efectos a corto plazo porque el pelo vuelve a crecer, además el sistema digestivo, las paredes de la boca y la piel se renuevan constantemente.

Otros efectos que pueden aparecer son:

-Malestar estomacal que genera diarrea o vómitos

-Problemas para pensar o recordar cosas.

-Perder el apetito, y por ende el paciente bajará de peso.

-Problemas en la boca de úlceras, hinchazón o sequedad.

-Sentir mayor dolor debido al daño de los nervios.

-Sangrado excesivo

-Tener mayores infecciones

-Cansancio

Y a pesar de todo lo mencionado anteriormente, existen pacientes que experimentan sólo algunos de los efectos secundarios y otros que sufren de todos ellos.

El tiempo que duren los efectos de la quimioterapia dependerá de la salud general del paciente, de la dosis, la cantidad del fármaco recetado, el tiempo que esté recibiéndolo, la vía de administración, y finalmente los otros remedios que se combinen con él.

Sinusitis: Sus causas, tratamientos y formas de detectarla

sinusitisEsta enfermedad consiste en la inflamación de los senos paranasales, y que ocurre a causa de la infección causada por un hongo, bacteria o un virus que entre en contacto con una persona.

Los senos paranasales son espacios que están ubicados detrás de la frente, los ojos, mejillas y los huesos de la nariz. Cuando estas resultan bloqueadas se multiplican bacterias, microorganismos y moco.

Existen dos tipos de sinusitis, que se clasifican en:

-Sinusitis aguda es la originada por bacterias que proliferan en los senos paranasales; y cuando los síntomas se presentan por cuatro o menos semanas.

-Sinusitis crónica es la causada por hongos o bacterias, y se manifiesta con hinchazón e inflamación de los senos paranasales durante más de tres meses.

Formas de detectarla

Algunos de los síntomas que permiten descubrir que padece esta enfermedad respiratoria, son por lo general un resfrío que empeora luego de 5 a 7 días, además de:

-Dolor de cabeza

-Fiebre

-Congestión o secreción nasal

-Dolor de garganta

-Sensibilidad facial general, como dolor de ojos o muelas.

-Pérdida del sentido del olfato y mal aliento

-Incremento de tos por las noches

-Fatiga

-Secreción nasal y congestión

¿Cuál es el tratamiento?

Existen una serie de cuidados personales que usted puede seguir para reducir la congestión nasal, como por ejemplo usar un humidificador, beba muchos líquidos, ponga paños calientes y húmedos en la cara varias veces al día, o bien inhale vapor sentado en el baño con la ducha abierta dos a 4 veces al día.

En los casos de dolor extremo, lo más recomendable es tomar ibuprofeno o paracetamol y evitar volar durante los momentos de mayor congestión, además de no exponerse a temperaturas extremas o los cambios bruscos de temperatura.

Para la sinusitis aguda se pueden tomar antibióticos, inyecciones para alergias, aerosoles nasales con corticosteroides y antihistamínicos para reducir la hinchazón.